MOULES AVEC FRITES O MEJILLONES AL ESTILO BELGA.

Está claro que hoy en día, con la globalización, no hace falta ir a un restaurante de Bélgica para tomar unos buenos moules avec frites. O lo que es lo mismo, unos mejillones al estilo belga, que se sirven con unas crujientes patatas fritas.

Afortunadamente, en Internet tenemos mil versiones de la receta original y yo os propongo la mía en particular y que os garantizo que vuestros comensales lo único que dejaran en el plato serán las conchas de los mejillones.

Los mejillones son un ingrediente que podemos preparar de distintas formas y que a mí, personalmente, me encantan incluso con un simple chorrito de limón. Eso sí, es fundamental que estén en su punto de cocción porque no hay nada peor que tomarse un mejillón que está cocido en exceso.

En la preparación de la receta veremos cómo conseguir cocer el mejillón en su punto pero antes vamos a ver qué ingredientes necesitamos.

Ingredientes para 3-4 personas:

  • 2 quilos de mejillones
  • 1 puerro
  • 1 cebolleta
  • 1 rama de apio
  • 3 patatas grandes
  • 1 copa de vino blanco
  • Aceite
  • Sal

 1

Preparación:

Lo primero que haremos será limpiar y lavar los mejillones. Hay que quitarles “las barbas”, que son los pelillos que tienen los mejillones, tirando con fuerza para que no nos los encontremos al comer.

Una vez tenemos los mejillones limpios, los ponemos en una olla y pondremos agua justo hasta cubrirlos. Y al fuego a máxima potencia. Añadir un poco de sal.

Mientras el agua coge temperatura, cortaremos el puerro, la cebolleta y la rama de apio en trozos bien pequeños. Pelaremos las patatas y las cortaremos a bastoncitos. Reservaremos.

Cuando el agua de los mejillones empiece a hervir, veremos que los mejillones se irán abriendo. Es momento de retirar la olla del fuego. Con cuidado de no quemarnos, iremos “pescando” los mejillones de la olla y les quitaremos la concha sobrante,  reservándolos en una fuente o recipiente.

3

El caldo que nos ha quedado en la olla, lo colaremos y guardaremos.

En una sartén pondremos un chorro de aceite de oliva virgen extra y cuando coja temperatura añadiremos de golpe el puerro, la cebolleta y la rama de apio que habíamos reservado. Lo que queremos es que se pochen las verduras, es decir, que se cocinen sin que cojan color así que cuidado de que no se nos quemen. Cuando ya tengamos las verduras cocinadas añadiremos la copa de vino y con un cazo que tengáis para servir las sopas o las cremas, añadiremos 3 del caldo de hervir los mejillones que hemos colado previamente.

Dejaremos reducir la salsa unos 10 minutos y una vez lista la añadiremos a los mejillones.

Por último, freiremos las patatas en abundante aceite y las iremos retirando en un plato con papel absorbente para posteriormente servir en el plato sin exceso de aceite.

Trucos: Sabréis que las verduras ya están pochadas cuando la cebolla se haya vuelto transparente.

Para la receta no vais a usar todo el caldo que os ha sobrado de hervir los mejillones. No lo tiréis. Lo podéis guardar en un tupper y al congelador, os servirá para una paella o una fideuá.

 

Opciones de presentación: En mi caso, os he presentado la receta en un plato, pero lo auténtico, lo que te traen en cualquier restaurante de Bélgica cuando pides moules avec frites, es la olla con los mejillones. La ponen directamente encima de la mesa y cada comensal va cogiendo a su aire. Es otra opción de presentación aunque a mí me resulta mucho más cómodo comer de mi propio plato, pero esto va a gustos, así que cada uno lo haga como mejor le parezca.

En las patatas fritas, a mi me gusta poner un poco de sal gorda o cristales de sal.

Esta receta es ideal para una cena en la que queramos sorprender a nuestros comensales con una forma distinta de tomar los mejillones. Yo os recomiendo que la acompañéis con un buen vino blanco bien frío.

¡Si probáis esta receta estoy convencida de que la repetiréis!

Un abrazo y hasta la próxima receta.

Alda.

Anuncios

2 comentarios sobre “MOULES AVEC FRITES O MEJILLONES AL ESTILO BELGA.

  1. Si me permites un consejo a tus seguidores, es importante elegir bien el mejillon, especie, temporada y tamaño. Para los más gourmets recomiendo utilizar siempre mejillon gallego, de una calidad excepcional. La mejor época para este mejillon es de octubre a marzo y que no superen los 15cm. En cuanto a la preparación del plato, exquisita.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s